AMIGO

Dios tiene sus categorías de amistades, pero desea ser tu amigo íntimo.

Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre.

Juan 15:15 (LBLA)

Samuel E. Seo  |  20 de enero 2020

Facebook. La mayoría de nosotros que estamos familiarizados con la tecnología sabemos que Facebook es una red social. Yo personalmente ya no la uso, pero la usé durante casi diez años desde que salió en 2004. Al principio, comencé con solo unos pocos amigos de la universidad. Pero a medida que pasaron los años, pude conectarme con mis viejos amigos de mis días de bachiller. También conocí más personas con el paso del tiempo y obviamente eso progresivamente aumentó mi lista de amigos en Facebook.

Después de unos años, noté algo interesante. Noté que mis amigos más extrovertidos tenían miles de amigos en su lista mientras yo solo tenía como 200. Pensé que 200 era demasiado, porque no estuve hablando con la mayoría de ellos. Al mirar a esas listas increíbles de mis amigos extrovertidos, recuerdo preguntando a mí mismo: “¿Cómo se mantienen en contacto con todos ellos?”.

¿Cuántos amigos?

Si has usado Facebook, es posible que hayas comparado tu número de amigos con el de otros que tienen mucho más y de pronto has hecho la misma pregunta. Tal vez has sentido algo de inferioridad por eso.

La invención de Facebook y otras redes sociales ha resultado en una gran cantidad de investigaciones científicas con respecto a la amistad, y los expertos están descubriendo que nuestros cerebros tienen un límite sobre cuántas relaciones significativas podemos mantener en un tiempo. Algunos creen que nuestros cerebros están limitados a manejar entre 100 a 200 amigos casuales (o sea, amigos que conocemos por nombre, amigo de un amigo, etc., pero no bastante cercanos como para invitarlos a nuestra boda), 50 amigos regulares (o sea, amigos que podemos invitar a nuestra boda o a nuestra casa para comer, etc.), 15 amigos cercanos (o sea, amigos con quienes pasamos tiempo regularmente) y cinco (5) amigos íntimos (o sea, como esposo/esposa, novio/novia, mejores amigos, familiares, etc.). Además, también hubo una encuesta que mostró que un usuario típico de Facebook tiene 155 amigos, pero solo consideraría a 43 amigos como genuinos y solo confiaría en cuatro (4) de ellos en una crisis. Una implicación de todo esto es que no tiene sentido tener miles de amigos, porque solo somos capaces de manejar un número limitado de amigos. Lo que sería más significativo es enfocarnos en nuestras relaciones íntimas y cercanas en las que podemos confiar.

Todo esto lo encontré interesante, porque, como un introvertido extremo, siempre perdía cuando comparaba mis números de amigos con otros. Descubrí que no era una perdida mala. Además, las Escrituras ya hablaron sobre esto. Proverbios 18:24 dice: "El hombre de muchos amigos se arruina, pero hay amigo más unido que un hermano". El punto central de este versículo es que una persona con un amigo íntimo está mucho mejor que una persona con muchos amigos casuales. 

¿Quiénes son tus amigos?

Entonces, te invito a que hagas un pequeño ejercicio mental. Primero, piensa en tus “amigos casuales”. Piensa en las personas con quienes podrías tener una conversación informal, pero no las sientes suficientemente cerca como para invitarlas a tu casa para una cena.

Ahora, piensa en tus “amigos regulares”. Estos amigos serían aquellos que sientes suficientemente cerca para invitarlos a tu boda o a comer en tu casa.

Ahora, piensen en tus “amigos cercanos”. Estos amigos serían personas con quienes pasas tu tiempo regularmente y te sientes cómodo para compartir mucho de tus secretos.

Finalmente, piensa en tus “amigos íntimos”. Estos amigos serían personas en las que puedes confiar por completo y con quienes puedes compartir todos tus secretos.

¿En cualquier momento durante este ejercicio tuviste a Dios como uno de tus amigos? ¿Qué tipo de amigo es Dios para ti?

¿Es Dios su amigo?

Posiblemente estás pensando: “Pero espera, ¿Dios como amigo? ¡Dios es nuestro Señor, nuestro Salvador, nuestro Creador, nuestro Dueño, nuestro Maestro, nuestro Rey! ¿Cómo puedo considerar a Dios como un amigo?” Si, Dios es infinitamente superior que nosotros. ¡No hay duda de eso! Pero la Palabra de Dios nos muestra que un ser humano puede ser un amigo de Dios. Isaías 41:8 dice: "Pero tú, Israel, siervo mío, Jacob, a quien he escogido, descendiente de Abraham, mi amigo…". Santiago 2:23 afirma esto: "y se cumplió la Escritura que dice: Y Abraham creyo a Dios y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios". Miren lo que dice Jesús a Sus discípulos en Juan 15:15. "Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre".

Entonces, volvamos a nuestro ejercicio mental. ¿Dónde está Dios entre tus categorías de amigos? ¿Es Él tu amigo íntimo que está más cerca que tu familia, cónyuge, hijos/hijas, novio/novia, mejor amigo/amiga? O, ¿es un amigo cercano? O, ¿es un amigo regular? O, ¿es un amigo casual? O ¿un desconocido?

Confianza y amistad

Cuando probamos este ejercicio mental, se hace evidente que el elemento esencial que determina la cercanía en una amistad es la confianza. La confianza es lo que determina el nivel de amistad. Enseñamos a nuestros hijos a no confiar en los desconocidos. No les contamos a los desconocidos nuestros asuntos privados. Confiamos un poco más en nuestros amigos casuales. Confiamos aún más en nuestros amigos cercanos. Confiamos completamente en nuestros amigos íntimos; podemos contarles todos nuestros secretos, podemos confiarles nuestra información del banco, llaves de la casa, etc. Otra vez, la confianza es lo que determina el nivel de amistad.

Entonces, ahora mira una vez más Juan 15:15. "Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre".

¿Pueden ver lo que Jesús está diciendo aquí a Sus discípulos? En un sentido, Jesús está diciendo que ya no considerará a Sus discípulos como amigos casuales sino como sus amigos íntimos. Aquí está mi punto: Dios también tiene diferentes categorías de amistad como nosotros.

Las categorías de amistad de Dios

De lo que veo a través de las Escrituras, me parece que las categorías de amistad de Dios son un poco diferentes a nuestras categorías. Primero, Dios tiene la categoría de “amistad perfecta e infinita”. Esta categoría de amistad es la relación trina de Dios entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Ningún ser humano ha tenido una relación de este nivel. Solo las tres Personas de Dios pueden experimentar entre Sí mismos esta amistad infinitamente gloriosa y perfecta. Pero se ve que el resto de las categorías pueden ser similares. Dios también tiene sus “amigos íntimos”, aquellos que lo consideran su mejor amigo. Estos son los que lo aman y confían en Dios más que cualquier otra cosa o persona. Es un grupo verdaderamente privilegiado donde aún la mayoría de los ángeles santos probablemente no pueden tomar parte. Hablando de los ángeles, Job 15:15–16 dice: "He aquí, Dios no confía en sus santos, y ni los cielos son puros ante sus ojos; ¡cuánto menos el hombre, un ser abominable y corrompido, que bebe como agua la iniquidad!"

Dios también tiene sus “amigos casuales”. Estos son los que han comenzado una relación con Dios a través de la sangre de Jesús, pero todavía no confían en Él como deberían. De vez en cuando dicen, “Hola Dios. ¿Cómo estás? Ayúdame. Amén.” No están muy interesados en Dios con la excepción de cuando lo necesitan. Encuentran más interés en las cosas del mundo que en Dios.

Dios también tiene a sus desconocidos. Estos son aquellos que no lo conocen y a quienes Dios dirá (Mateo 7:23): "Jamás os conocí; apartaos de mi, los que practicais la iniquidad".

¿Qué tipo de amigo?

Entonces, ¿qué tipo de amigo eres tú para Dios? Mi pregunta anterior fue: “Qué tipo de amigo es Dios para ti?” Esta pregunta es: “Qué tipo de amigo eres tú para Dios?” La primera pregunta está buscando tu opinión de Dios. La segunda pregunta busca la opinión de Dios sobre ti. Las preguntas son diferentes pero la respuesta está conectada. Santiago 4:8a dice: "Acercaos a Dios, y El se acercará a vosotros".

En otras palabras, la respuesta de una determinará la otra. Si Dios es un desconocido para ti, entonces Dios también te considerará como un desconocido. Si Dios te considera como un amigo casual, eso es porque tú lo consideraste como un desconocido. Si tú te acercas a Dios y lo tratas como tu mejor amigo, Dios también se acercará y será tu mejor amigo. Si Dios te trata como su mejor amigo, eso es porque tú lo trataste como tu mejor amigo.

Conclusión

Un día estuve acostado en mi cama meditando sobre Santiago 2:23 donde dice que Abraham fue llamado “amigo de Dios”. Abraham es la única persona en el Antiguo Testamento a quien Dios lo llama “mi amigo”. ¡Eso me pareció tan maravilloso y glorioso! Dios Creador infinitamente glorioso, hermoso y majestuoso llamando a un ser humano Su amigo… Sentí un profundo anhelo por también ser reconocido como eso. Comencé a orar: “Oh Espíritu Santo, quiero ser tu amigo como Abraham”. Esto no me pasa tanto, pero en ese momento, inmediatamente, escuché una voz tan clara en mi cabeza que me hizo abrir mis ojos con sorpresa. La voz dijo: “Yo también quiero ser tu amigo”. Entiendo que fue solamente una experiencia personal, pero fue tan sorprendente, inesperada y poderosa que dejó mis ojos llenos de lágrimas.

Creo totalmente que Dios te está diciendo lo mismo: “Yo quiero ser tu mejor amigo”. Dios desea tanto ser tu amigo que entregó a Su propio Hijo Jesucristo, Su mayor tesoro, para morir por tus pecados. Dios está dispuesto a ser tu mejor amigo, ¿tú también lo estás?

Copyright © 2019 por Samuel E. Seo. Este artículo es adaptado de una predicación en la Iglesia Gozo Eterno en el 2019.

A menos que se indique lo contrario, todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA), Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.lbla.com.

Seminario Teológico Evangélico
GOZO ETERNO

E-mail: info@stegozoeterno.org

Tel: [+57]311-478-1949

Whatsapp: [+57]311-478-1949

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

Copyright © 2019

Seminario Teológico Evangélico Gozo Eterno