STEGE devocional - Buscad las cosas de arriba (Imagen).jpeg

BUSCAD LAS COSAS DE ARRIBA

Es necesario poner nuestra mirada en las cosas de arriba por sus beneficios y no en las cosas de la tierra por sus consecuencias.

1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.  Colosenses 3:1-4 (RVR60) 

Profile-ShinkilSeo2.jpg

Shinkil Seo, Ph. D.  |  5 de agosto 2022

A pesar de ser amada por el público dado su habilidad de hacer reír a otros y estar posicionada como “una de las artistas…más reconocidas de España en los últimos 40 años” al poseer un número récord de premios Goya, Verónica Forqué sufría de depresión y eventualmente fue hallada muerta en su casa a los 66 años., Dado que las cosas de la tierra solo contienen promesas vacías, todo este acontecimiento muestra que el no poner nuestra mirada en las cosas de arriba, es decir, el no estar dispuesto a vivir para la honra y la gloria de Dios solo conlleva a terribles resultados. Por tanto, es importante tener en cuenta los siguientes dos puntos.

 

Consecuencias de una mirada puesta en las cosas de la tierra

Primeramente, es importante reconocer que no poner la mirada en las cosas de arriba inevitablemente nos lleva a poner la mirada en las cosas de la tierra. Esto es debido a que poner nuestra esperanza en lo terrenal conduce a que nos apeguemos a las cosas temporales y seculares de este mundo y comencemos a vivir antropocéntricamente, es decir, centrados en el humano. Esto es importante porque vivir con nuestra mirada puesta en las cosas de la tierra nos convierte en esclavos de Satanás, es decir, en personas que viven en contra de Dios. Por ejemplo, cuando Pedro intentó prevenir que Jesús padeciera y muriera ante los ancianos, principales sacerdotes y escribas de Jerusalén, él le dijo a Jesús: «Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca» (Mateo 16:22 [RVR60]). Por tanto, Jesús lo reprendió diciéndole «¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres» (Mateo 16:23). Es decir, Si vivimos sin poner nuestra mirada en las «cosas de arriba» (Colosenses 3:2), como Pedro, despreciaremos las cosas celestiales y no podremos tener ningún pensamiento santo, hacer buenas obras, amar a nuestros vecinos, ni escuchar la voz del Espíritu Santo.

 

Beneficios de una mirada puesta en las cosas de arriba

En segundo lugar, no solo es importante poner nuestra mirada en las cosas de arriba debido a sus consecuencias, sino también por sus beneficios. Si vivimos con nuestra esperanza puesta en el cielo, podremos vivir teocéntricamente, es decir, poniendo como primera prioridad a Dios y a la vida de nuestro Señor Jesucristo. Podremos amar y servir a Dios en lugar de servir como esclavos al enemigo y a otros amos ajenos como las riquezas y otros humanos (Mateo 6:24; Gálatas 1:10). También, en lugar de ser como muchos quienes, debido a que no les gustó padecer por el evangelio y para la gloria de Dios se han retirado de la iglesia, podremos disfrutar de los beneficios que Cristo ha prometido para aquellos que sufren con Él. Es decir, aquellos quienes «cuando Cristo, nuestra vida, sea manifestado, entonces» también así serán «manifestados con Él en gloria» los que padecen junto a Jesús (Colosenses 3:4) tal como lo hizo Pablo a través de su vida (2 Corintios 1:8-9).

Conclusión

Entonces, hermanos y hermanas, ¿viven buscando las cosas de arriba o las cosas de abajo? Busquen las cosas de arriba para que así puedan marchar hacia adelante a pesar de los sufrimientos y las persecuciones que se encuentran en el camino de la fe. No pongan su mirada en las cosas de la tierra y más bien vivan para la gloria de Dios y para el evangelio de Cristo. Como dijo Pablo, «Si habéis, pues, resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios» (Colosenses 3:1-4). Amén.

Copyright © 2022 por Shinkil Seo