EL DÍA DE DESCANSO

No guardar este día de restauración es un pecado más grave que el asesinato.

Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera.

- Mateo 11:28-30 (LBLA)

Samuel E. Seo | 27 de enero 2020

Un padre llamó a sus hijos que estaban terminando su año escolar para una discusión. Sus tres hijos, una hija de 16 años, un hijo de 13 años y otra hija de 7 años se reunieron con expresiones muy interesadas para escuchar lo que su padre tenía que decir después de la cena. El padre comenzó diciendo: “Ustedes tres trabajaron duro con sus estudios y estoy muy orgulloso de sus puntajes académicos. Por eso, en estas vacaciones, me gustaría llevarlos a un viaje de descanso a cualquier lugar que deseen”. Su niña de 7 años gritó con gran emoción: “¡Si! ¡Quiero ir a Disney World y conocer a la princesa Elsa de Frozen!”. Su hijo de 13 años inmediatamente interrumpió la emoción: “¡No, no, no! ¡Por el amor de Dios, no! ¡Eso no es descansar! Quiero quedarme en la casa y jugar videojuegos”. Su hija de 7 años tenía una expresión de horror y empezó a gritar: “¡No te metas en mi descanso con mi princesa Elsa!”. Su hija de 16 años miraba a los dos peleando con una expresión aburrida que decía: “allí van de nuevo…”. El padre, con un suspiro profundo, miro hacia ella y dijo: “Mi amor, ¿cómo quieres descansar estas vacaciones?”. Ella lo miró y dijo: “Pues, sinceramente, quiero descansar pasándola con mis amigas”.

Descansos diferentes

No solo son los niños quienes tienen diferentes formas de descansar. Los adultos también tienen diferentes formas de descanso. Algunos quieren descansar viajando lejos de la casa. Cuando estuve viviendo en Bogotá, Colombia, pude observar que siempre había mucha gente viajando fuera de Bogotá los sábados causando un trancón increíble. Un trancón que se repetía en las noches de los domingos, porque toda esa gente que salió el sábado regresaba a casa de su viaje. A otros les gusta descansar en la casa y ver una buena película. Otros prefieren descansar tomando con sus amigos en los bares. Otros prefieren las fiestas. Otros consumen drogas. La lista sigue y sigue.

¿Por qué descansar?

Pero ¿por qué buscamos el descanso? Porque un buen descanso nos da relajación. Nos proporciona la emoción de paz. El descanso está profundamente relacionado con la paz. Buscamos el descanso porque la paz nos alivia el estrés, la preocupación y la ansiedad de la vida, producidos por el trabajo, estudios o relaciones.

El descanso es esencial para nuestro bienestar. Cualquier médico dirá que necesitamos descansar no solo para mantenernos saludables sino también para mantenernos viviendo cada día. En Marcos 6:30-32, Jesús también les dijo a Sus discípulos que descansaran.

Dios también descansó

Pero, lo que es más interesante es que Génesis 2:1-3 muestra a Dios también descansando después de crear toda la creación en seis días. Piensa en esto por un momento. Si Dios es todopoderoso, Dios no se queda sin energía como nosotros. Dios no tiene necesidad de descansar. ¡Dios ni siquiera duerme! Salmos 121:1–3 dice: "Levantaré mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del Señor, que hizo los cielos y la tierra. No permitirá que tu pie resbale; no se adormecerá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel". Entonces, ¿porque descansó Dios en el séptimo día si no tenía necesidad de descansar? Dios descansó en el séptimo día por dos razones.

 

Primero, Dios descansó el séptimo día para bendecirlo y hacerlo santo. Génesis 2:1-3 dice lo siguiente: "Así fueron acabados los cielos y la tierra y todas sus huestes. Y en el séptimo día completó Dios la obra que había hecho, y reposó en el día séptimo de toda la obra que había hecho. Y bendijo Dios el séptimo día y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que El había creado y hecho". Dios descansó el séptimo día para bendecirlo, es decir, lo hizo especial y lo santificó, lo hizo santo, lo apartó para un uso especial.

Segundo, Dios descansó el séptimo día para que lo imitáramos al santificarlo. Somos bendecidos y santificados a través de santificar el séptimo día. Éxodo 20:8–11 dice: "Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, mas el séptimo día es día de reposo para el Señor tu Dios; no harás en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el extranjero que está contigo. Porque en seis días hizo el Señor los cielos y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, el Señor bendijo el día de reposo y lo santificó". En estos versículos, Dios dice directamente: “Acuérdate del día de reposo para santificarlo”. Estos son las palabras de Dios. Dios quería que Su pueblo recordara el séptimo día.

El primer malentendido

Entre algunos cristianos, o de pronto muchos, existen dos malentendidos con respecto al día de descanso dedicado a Dios. Primero, es fácil considerar el día de descanso para Dios como si no fuera importante guardarlo con seriedad. Es fácil pensar que el séptimo día es solo diferente en el sentido de ir a la iglesia, pero aparte de eso, no hay ninguna diferencia a los otros seis días de la semana. Pero, es importante conocer cuán grave fue el pecado de ignorar el día de descanso para el Señor.

Mira los Diez Mandamientos en Éxodo 20. Todos los Diez Mandamientos son increíblemente serios, obviamente, pero existe un patrón con el orden. El patrón es que la lista está en un orden de gravedad. El primer mandamiento es el de mayor seriedad: “No tendrás otros dioses delante de mí”. No hay pecado más ofensivo que desobedecer eso. Ahora, mira que dice el décimo mandamiento: “No codiciarás”. Codiciar es un pecado grave ante Dios, pero es menos grave que el octavo mandamiento: “No hurtarás (o no robarás)”. Robar es un pecado grave, pero este pecado es menos grave que el sexto mandamiento: “No matarás”. El asesinato es un pecado absolutamente grave, ¿no es cierto? Pero el sexto mandamiento de no matar es de menos gravedad que el cuarto mandamiento: “Acuérdate del día de reposo, o de descanso”. Cuando ignoramos el día de descanso para el Señor, estamos cometiendo un pecado más grave que el asesinato.

 

Esto también se puede validar mirando el castigo que Dios puso por desobedecer los mandamientos. El castigo por desobedecer el octavo mandamiento de no robar es explicado en Levítico 6:1–5, el cual fue un reembolso exacto más el 25%. Pero, el castigo por desobedecer el cuarto mandamiento de guardar el día de descanso era la muerte (Éxodo 31:15).

Cada vez que ignoramos el día de descanso, estamos cometiendo un pecado que es peor que la codicia, el falso testimonio, el robo, el adulterio, el asesinato o la deshonra hacia nuestros padres. La mayoría de nosotros guardamos el domingo como nuestro día de descanso. Cada vez que dices: “Pues, fui a la iglesia el domingo pasado. Está bien no ir a la iglesia este domingo”, estás cometiendo un pecado que es peor que el pecado del asesinato. Mantener el día de descanso con mucha seriedad es muy importante en la vida cristiana.

El segundo malentendido

El segundo malentendido es que muchos al leer la Biblia, ven la frase “el día de descanso” y concluyen que Dios quiere que descansemos de acuerdo con nuestra propia definición de “descansar”, como ir de viaje, disfrutar fiestas, etc. Pero, la definición de descanso no es lo que cada uno de nosotros opina. La mejor definición bíblica de descanso se encuentra en Mateo 11:28–30, que dice: "Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera". En otras palabras, el día de descanso es un día para restaurar tu espíritu, refrescar tu alma, sanar tu corazón y renovar tus fuerzas en Jesús.

El día de descanso no es un día para buscar una distracción, sino un día para buscar a Jesús. No es un día para desenfocarte con el mundo, sino un día para reenfocarte en el Dios de paz. El día de descanso con Dios es un día para ti, principalmente para tu bienestar con Dios. En Marcos 2:27, Jesús dice: "Y El les decía: El día de reposo se hizo para el hombre, y no el hombre para el día de reposo".

El día de descanso revela nuestra condición espiritual

La manera como nos sentimos en el día de descanso sagrado puede ser reveladora sobre nuestra condición espiritual. Si el día de descanso con Dios nos estresa, si nos da molestia ir a la iglesia, si preferimos quedarnos en la casa o pasar tiempo con nuestros amigos, si nos sentimos aburridos pasando tiempo con Dios y los hermanos en Cristo, si no sentimos nada cuando oramos en la presencia de Dios en su día bendecido y santo, todo eso puede ser una señal de que no tenemos una relación de paz con Dios, o que estamos tan llenos de pecado que está bloqueando la presencia personal de Dios en nuestras vidas. La relación personal es lo que necesitamos para entrar al reino de Dios. Asistir a la iglesia sin una relación personal con Dios nunca nos salvará. Necesitamos buscar el perdón de Dios inmediatamente con el arrepentimiento y la confesión a través de Jesús que murió por nosotros. Dios desea darte la paz para el descanso verdadero que todos nosotros deseamos tan profundamente.

Aplicación

Permíteme compartir contigo unas sugerencias. En tu día de descanso, no hagas lo que normalmente harías durante los seis días de trabajo. Tómate un poco de tiempo yendo a un lugar tranquilo donde puedas estar solo. Puedes poner música que te ayude a orar. Toma tiempo para pensar en las cosas buenas que Dios te ha dado y dile: “gracias”. Cuéntale tus dificultades como hablarías con tu mejor amigo y dile: “ayúdame”. Cuéntale sobre los pecados que cometiste y dile: “lo siento”. Lee un breve pasaje de la Biblia, de pronto algo de Salmos, como si fueras tú quien se lo estaba diciendo a Dios. Dile cómo te sientes. Puedes comenzar con quince minutos. Dios te apreciará, te bendecirá, te santificará y sobre todo te dará la paz del descanso.

Objeción #1

De pronto estás pensando, “Pero mi trabajo me exige trabajar los domingos”. Mi observación es que la Biblia no dice que debemos descansar específicamente el domingo. De hecho, el día de descanso para los israelitas en el Antiguo Testamento era el sábado. Después de la ascensión de Jesús, los cristianos primitivos comenzaron a celebrar el domingo como el día de descanso en conmemoración de la resurrección de Jesús. La mayoría de los cristianos siguen esa tradición. De lo que veo, Dios simplemente dijo: “el séptimo día”. En otras palabras, Dios pidió que el último día de tu semana, es decir, el día que completaría tu semana sea tu día de descanso con Dios. Muchos pastores descansan los lunes porque están muy ocupados todo el fin de semana, especialmente el domingo. Escogen un día para dedicar a Dios si el domingo no es posible.

Objeción #2

“Mi trabajo me exige trabajar siete días a la semana”. Ten en cuenta que Dios te está dando un mandamiento para darte un día libre para tu bienestar, y si tu bienestar es la preocupación principal de Dios, ¿no crees que Dios te ayudaría a conseguir un mejor trabajo que te permita descansar un día con Él si lo buscas? Es una decisión de fe, como la decisión de fe de seguir y obedecer a Jesús.

Conclusión

En Estados Unidos, hay muchas cadenas de comidas rápidas. En junio de 2019, se publicó un informe el cual mostró que las tres cadenas más grades por ventas eran 1) McDonald’s, 2) Starbucks y 3) Chick-fil-A. Chick-fil-A es una cadena de comidas rápidas que vende sándwiches de pollo. Muchos negociantes están poniendo mucha atención a esta cadena, porque había estado aumentando sus ventas más rápidamente que cualquier otra compañía de comidas rápidas. McDonald’s se sintió tan nervioso que decidió también implementar su propio sándwich de pollo. Pero lo que es más interesante es que Chick-fil-A es una cadena cuyos dueños son cristianos, y tienen una política que dice que sus restaurantes nunca abren los domingos. Por lo tanto, todos los restaurantes de Chick-fil-A no abren en los domingos. Muchos expertos en comidas rápidas están aturdidos y confundidos. Otras cadenas tienen que abrir siete días a la semana para mantenerse competitivos, pero Chick-fil-A están avanzando con solo seis días.

Si estamos sumergidos con Dios en un día que Dios bendijo y santificó, ¿no tiene sentido que esa bendición y santidad de Dios nos cubrirían por completo? Recuerden: 1) Cuando ignoramos el día de descanso para acercarnos al Señor, estamos cometiendo una ofensa más grave que el asesinato. 2) El día de descanso es un día para restaurar tu espíritu, refrescar tu alma, sanar tu corazón y renovar tus fuerzas en Jesús.

Copyright © 2019 por Samuel E. Seo. Este artículo es adaptado de una predicación en la Iglesia Gozo Eterno en el 2019.

A menos que se indique lo contrario, todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA), Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.lbla.com.