¿ESTÁS LISTO PARA EL REINO DE DIOS?

El Reino de Dios está casi maduro, lo cual implica que la hoz y la cosecha están cerca.

26 Jesús también dijo: «El reino de Dios es como un agricultor que esparce semilla en la tierra. 27 Día y noche, sea que él esté dormido o despierto, la semilla brota y crece, pero él no entiende cómo sucede. 28 La tierra produce las cosechas por sí sola. Primero aparece una hoja, luego se forma la espiga y finalmente el grano madura.

29 Tan pronto como el grano está listo, el agricultor lo corta con la hoz porque ha llegado el tiempo de la cosecha».

Marcos 4:26-29 (NTV)

Samuel E. Seo, Th. M.  |  28 de junio 2021

Hoy en día, no es raro encontrar a un ateo que niegue la veracidad del cristianismo. No es raro ver a alguien que no cree en Jesucristo como el Hijo de Dios y Su capacidad para salvarnos de nuestros pecados. Aunque el cristianismo está aumentando en muchas partes del mundo (p.ej., Latino América, África, China, etc.), hay otros lugares donde la cultura de la irreligiosidad y la incredulidad están siendo más marcados cada día (p.ej., Norte América, Europa, Japón, etc.).  

Muchos fieles cristianos han respondido razonablemente a las dudas de los incrédulos en diferentes maneras. Sin embargo, una respuesta sobre la veracidad de Jesucristo que es menos mencionada es el increíble cumplimiento de la parábola de Jesús sobre el Reino de Dios durante los pasados dos mil años.  

La parábola de la semilla que crece 

En Marcos 4:26-29, Jesús dice: “El reino de Dios es como un agricultor que esparce semilla en la tierra. 27Día y noche, sea que él esté dormido o despierto, la semilla brota y crece, pero él no entiende cómo sucede. 28La tierra produce las cosechas por sí sola. Primero aparece una hoja, luego se forma la espiga y finalmente el grano madura. 29Tan pronto como el grano está listo, el agricultor lo corta con la hoz porque ha llegado el tiempo de la cosecha” (NTV). 

En esta parábola, el agricultor representa a una persona que siembra el evangelio de Dios (cf. Marcos 4:14). Principalmente representa a Jesús quien es la Palabra de Dios (Juan 1:1), pero también a los que llevan el evangelio a toda la tierra (Hechos 1:8). Desde el primer siglo, el evangelio fue proclamado y, como fue predicho en la parábola, grupos de cristianos empezaron  a brotar en diferentes naciones y culturas. Fue un fenómeno misterioso e inexplicable. ¿Cómo pudo un campesino judío sin ningún poder político, económico y estatus social crear un movimiento global a pesar de las tremendas dificultades y persecuciones que existían en ese tiempo? ¿Cómo pudo el Reino de Jesucristo invadir las tierras solo con un mensaje de amor y perdón en medio de las naciones que se invadían el uno al otro con la espada? Solo sabemos que fue una obra misteriosa del Espíritu Santo (cf. Juan 3:8; posiblemente 2 Tesalonicenses 2:7), una obra gloriosa que está formando a la nación de Jesucristo en medio de las naciones del mundo.  

El Reino de Dios en el presente 

Después de más de dos mil años, el evangelio de Cristo se encuentra en todas partes. Se estima que el cristianismo es la religión más grande del mundo. Es más difícil encontrar a alguien que nunca ha escuchado sobre Jesús que alguien que ya lo conoce. Considerando que la parábola de Jesucristo fue proféticamente cumplida durante los pasados dos mil años, lo que queda debería alertar a todos — la hoz y la cosecha. 

 

La hoz y la cosecha representan el juicio final (Joel 3:13; Apocalipsis 14:15). Joel 3:13 dice: “Den rienda suelta a la hoz, porque la cosecha está madura. Vengan, pisen las uvas, porque el lagar está lleno y los barriles rebosan con la perversidad de esas naciones” (NTV). Si la evidencia del Reino de Dios es demasiado grande para ignorarla, seguramente no podríamos ignorar que la hoz y la cosecha están cerca. 

 

Hermano/hermana, ¿estás preparada para la cosecha? ¿Podrás escapar de la hoz de Dios? Sin Jesucristo como el Salvador, nadie sobrevivirá del juicio de Dios. El Reino de Dios está llegando a su madurez. El mundo está poblado y el evangelio se encuentra en toda la tierra. Jesús dice: “Y se predicará la Buena Noticia acerca del Reino por todo el mundo, de manera que todas las naciones la oirán; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14, NTV) ¿Estás listo? 

Copyright © 2021 por Samuel E. Seo.