STEGE devocional - Lo que Dios hace con tus pecados (Imagen).jpg

LO QUE DIOS HACE CON TUS PECADOS

No hay pecado que Dios no arroje al mar en sus profundidades cuando buscas el perdón de Dios por la sangre de Jesucristo.

18 ¿Qué Dios hay como tú, que perdona la iniquidad
y pasa por alto la rebeldía del remanente de su heredad?
No persistirá en su ira para siempre,
porque se complace en la misericordia.
19 Volverá a compadecerse de nosotros,
hollará nuestras iniquidades.
Sí, arrojarás a las profundidades del mar
todos nuestros pecados.

Miqueas 7:18-19 (LBLA) 

Profile-DanielSeo4.jpeg

Daniel E. Seo, Th. M., MABC  |  22 de octubre 2021

Hay una completa y perpetua oscuridad en la Fosa de las Marianas, ubicada en el Océano Pacífico. Conocida por ser una de las fosas más profundas del mundo, la Fosa de las Marianas tiene una temperatura que desciende por debajo del punto de congelación. Cualquier parte del cuerpo humano llena de aire se comprimiría fuertemente, colapsarían todas las funciones de los pulmones e incluso se aplastarían simultáneamente los huesos. Es un lugar constantemente cubierto por la oscuridad e inalcanzable para los seres humanos sin un equipo necesario.

Muchos de ustedes probablemente no aspiran a llegar al fondo de la Fosa de las Marianas. Incluso, imaginar la oscuridad que existe en las profundidades de tal oscuridad es un lugar que la mente evita. Esto se debe a que tu mente reconoce la muerte que enfrentarías en circunstancias tan desconocidas. Tu cuerpo quedaría destrozado. Serías inexistente. Serías imposible de encontrar.

En Miqueas 7, Miqueas se lamentó porque la nación se había vuelto infiel y había caído en la iniquidad y la rebelión (Miqueas 7:1-6). No obstante, Miqueas demostró fe y esperanza en el Señor (Miqueas 7:7-10) y se enfocó en el carácter perdonador y amoroso de Dios (Miqueas 7:18-20). Luego, Miqueas cambió su enfoque en esta asombrosa correlación de lo que Dios hace con nuestros pecados al arrojarlos a las profundidades del mar (Miqueas 7:19). Pero ¿qué significa exactamente que Dios arroja nuestros pecados a las profundidades del mar?

Miqueas relata la fidelidad de Dios diciendo que: “Él volverá a tener compasión de nosotros... (versículo 19)”. La palabra “compasión” en hebreo sugiere el tipo de compasión que una madre tiene por su hijo. En Isaías 49:15, vemos cómo Dios dice: “¿Se olvidará la mujer de su niño que amamanta, sin tener compasión del hijo de su vientre? (énfasis mío)”. Es decir, el Señor nunca olvida a Sus hijos de la misma manera que una madre amorosa nunca olvida a sus hijos y les ofrece misericordia constante. Por lo tanto, la correlación que hace Miqueas aquí es que Dios es compasivo y fiel con Sus hijos al proporcionarles el perdón de los pecados. Y lo más importante es que esta compasión se demuestra en lo que dice Miqueas que Dios hace con nuestros pecados al arrojarlos a las profundidades del mar. Él dice que Dios arroja nuestros pecados al mar permitiendo que las aguas consuman el pecado como el mar se tragó al ejército de Faraón sin vida (Éxodo 15:4-5). Dios arroja nuestros pecados a profundidades tan profundas del mar que estas desaparecen de nuestra vista (Isaías 38:17), desvanecen a un lugar fuera de nuestro alcance (Salmo 103:12) y se esfuman de nuestras mentes y de la existencia de tal manera que ya no nos persiguen (Jeremías 31:34; Isaías 44:22).

¿Alguna vez has sufrido al ver la falta de arrepentimiento de un ser querido y piensas que lo que él/ella hace es imperdonable? ¿Alguna vez te has preguntado si tu pecado es demasiado grande hasta el punto de que te sientes imperdonable? La inmensa compasión de Dios es constante y renovada como las olas del mar. No hay pecado que Dios no arroje al mar en sus profundidades cuando buscas el perdón de Dios por la sangre de Jesucristo. 

¿Ves a otros, o incluso a ti mismo, atrapados en una oscuridad perpetua? Dios es perpetuamente fiel.
 

Copyright © 2021 por Daniel E. Seo. 

A menos que se indique lo contrario, todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA), Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.lbla.com.