PERDONADO PARA PERDONAR

El perdón es costoso. Pero los que conocen que han sido perdonados, son los que saben perdonar.

21 Entonces se le acercó Pedro, y le dijo: Señor, ¿cuántas veces pecará mi hermano contra mí que yo haya de perdonarlo? ¿Hasta siete veces? 

22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.

35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros, si no perdonáis de corazón cada uno a su hermano.

Mateo 18:21-22, 35 (LBLA) 

Profile-DanielSeo4.jpeg

Daniel E. Seo, Th. M., MABC  |  24 de febrero 2022

En la década de los noventa, un hombre llamado Michael había sacrificado todo para agradar a su esposa. Le había dado todo su corazón, había viajado al otro lado del país, y se había vuelto un adicto al trabajo. Pero después de 10 años de su matrimonio, se enteró que su mujer le había sido infiel. Al enterarse de lo que su esposa hizo, brutalmente la asesinó. Mas tarde, arrestaron a Michael y le dieron la pena de muerte. Cuando lo sentaron en la silla eléctrica, y cuando le preguntaron cuáles eran sus últimas palabras, él contestó: “Nunca voy a perdonar. No puedo perdonar”. Momentos después, lo ejecutaron en la silla eléctrica. 

 

Estas palabras “nunca voy a perdonar, no puedo perdonar” son palabras que muchos cristianos conocen íntimamente, aunque saben que tienen que perdonar (Efesios 4:32). Ante esta realidad, Jesús demuestra que el perdón sí es posible si los creyentes empiezan a prestar mucha atención a su corazón para ver si hay una raíz de amargura (Hebreos 12:15). Esto es porque la amargura siempre distorsionará la percepción del perdón y hará que el perdón sea imposible. 

 

En segundo lugar, lo que dificulta la acción del perdón es que vivimos en una cultura que dice: “haz lo que sientes”. La cultura dice que tienes todo el derecho de vivir en amargura, enojado, y sin extender el perdón. Elevan la idea de que no perdonar es permisible, pero las Escrituras declaran lo contrario. Según la Biblia, el perdón se extiende y se otorga antes de que se sienta. Esto es lo que Jesús ejemplificó en la cruz. 

 

En Mateo 18:35, es interesante cómo Jesús usa la palabra “perdonar”. Aquí, la palabra “perdonar” describe una palabra muy específica que tiene el significado de liberar a una persona de una deuda financiera. Es como si alguien te prestara $ 50,000.000 de dólares, y, al final, te dijera: "no te preocupes. Te perdono tu deuda". Jesús nos está mostrando que el perdón es costoso y requiere que elimines la deuda de esa persona que te ha robado algo. 

 

Entonces, haz la pregunta. ¿Cuál es la deuda imperdonable que aquella persona te ha robado? ¿Qué te han robado aquellas personas a quienes no puedes perdonar? ¿Te han robado tu inocencia, integridad, felicidad, oportunidad, o reputación? Si todavía declaras que no puedes perdonar, la Biblia nos muestra que un corazón que no perdona siempre vendrá de un corazón que no ha sido perdonado. 

 

Para Michael, su esposa le había robado todo lo imaginable y por eso declaró: “Nunca voy a perdonar. No puedo perdonar”. Lo que es interesante de esta declaración momentos antes de que fuese ejecutado, es que muchos estudios confirman que las palabras que uno expresa antes de su muerte son las palabras más auténticas, genuinas, y reales. Para Michael, sus palabras expresaron la cantidad de amargura y el odio que él cargó en su corazón. Pero ¿sí recuerdas lo que Jesús dijo antes de morir? “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen (Lucas 23:34)”. Las palabras atemporales de Jesús en la cruz expresaron quién Él realmente era, alguien lleno de amor y perdón. 

 

Si hoy, eres alguien que no puede perdonar a otros, recuerda que el poder para perdonar se logra cuando tu corazón se derrite ante el Rey Jesús quien tomó tu deuda y la pagó completamente en el calvario. Es por esto que los que conocen que han sido perdonados, son los que más saben perdonar.

Copyright © 2022 por Daniel E. Seo. 

A menos que se indique lo contrario, todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA), Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.lbla.com.

STEGE devocional - Perdonado para perdonar (Imagen).jpg