STEGE devocional - ¿Sabes cuánto valora Dios a su pueblo_ (Imagen).jpeg

¿SABES CUÁNTO VALORA DIOS A SU PUEBLO?

Las personas tienen un infinito valor porque fueron hechas para reflejar la santidad de Cristo, exaltar el valor del perdón de Dios y vivir en eterna unión con Cristo.

3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.
4 Porque Dios nos escogió en Cristo antes de la fundación del mundo, para que fuéramos  santos y sin mancha delante de Él. En amor 
5 nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme a la buena intención de Su voluntad,
6 para alabanza de la gloria de Su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado.
  Efesios 1:3-6 (NBLA)

Profile-JongHyukPark5.jpg

Jong Hyuk Park,  M. D.  |  21 de septiembre 2022

Si alguien te preguntara: “¿qué es lo que valoras en tu vida?”, ¿qué se te vendría a la mente? Tal vez piensas en la comida que tienes. La valoras pues te permite alimentar a tu familia y verlos crecer. O tal vez consideras esa foto que te tomaron con un ser querido. Valoras esa foto porque es un recuerdo de un momento especial. Todo esto demuestra que el valor que tienen las cosas está determinado por el propósito que tienen. Entre mayor sea el propósito, mayor es su valor.


Teniendo esto en mente, es importante conocer los propósitos por los cuales Dios ha creado al ser humano. Si no conocemos esto, no entenderemos el valor que Dios le ha dado a las personas ni tampoco las valoraremos. En esta carta a los Efesios vemos a Pablo desbordando en alabanza, agradecimiento y asombro por lo que Dios ha hecho por Su pueblo. Es en medio de esto que logramos entender que Dios ha creado a los de la Iglesia con mínimo tres gloriosos propósitos.

Hechos para reflejar la santidad de Cristo
Primero, Pablo menciona que Dios había escogido a los de Iglesia “en Cristo antes de la fundación” (v. 4) para que fueran santos y sin mancha delante de Él. Aquí, la santidad tiene que ver con estar completamente limpios de pecado y defectos tal como lo es Dios. Ahora, como Cristo es el único sin “mancha ni defecto” (1 Pedro 1:19) esto significa básicamente una cosa: que Dios había creado a todas las personas en la Iglesia para reflejar la santidad de Cristo, quien es Supremamente santo y sin mancha.

Hechos para reflejar el supremo valor del perdón de Dios
Segundo, esta carta muestra que Dios creó a las personas para exhibir a otros lo precioso y asombroso que es el perdón de Dios. Pablo dice: “En amor nos predestinó … para alabanza de la gloria de Su gracia” (v. 5). Es decir, Dios creó a las personas de la Iglesia para que exaltaran y estuvieran maravilladas por la belleza del regalo del perdón de pecados que Dios les daría en Cristo.

Hechos para vivir en íntima relación con Cristo
Finalmente, el pasaje dice que Dios nos ha bendecido y escogido “en Cristo” (vv. 3-4). Esto básicamente significa que no solo la unión a Cristo es lo que permite que Dios bendiga a los de la Iglesia, sino que también Dios había creado a la Iglesia para que estuvieran unidos por la eternidad con Cristo.  Es decir, cada uno de la iglesia fue hecho para estar en íntima unión y relación con Cristo.
 

Aplicación
Hermano/a, tal vez hoy piensas que no tienes valor. Te sientes vacío/a y piensas que no hay razón para seguir con vida. Aunque es cierto que no mereces nada de Dios, ¿entiendes que Dios había decidido crearte para que reflejaras, no cualquier belleza, sino la belleza santísima e infinita de Cristo, el Ser más bello de toda la creación? ¿También comprendes que Dios te creó para Su alabanza y exaltación? Te creó no para que estés vacío y deprimido/a, sino para que estés sobreabundantemente lleno/a de agradecimiento y maravilla por cómo Cristo grandiosamente es capaz de perdonar tus pecados en la cruz.


Por tanto te pregunto, ¿estás reflejando la santidad de Cristo? ¿Vives lleno de alabanza a Dios por Su grandiosa gracia? Si no, no estás cumpliendo con el propósito por el cual Dios te ha creado y esto es porque o no estás unido a Cristo o estás lejos de Él. Por tanto, ¿te acercarías hoy a la cruz de Cristo, el único capaz de limpiarnos de nuestros pecados y unirnos a Él? Cumple con el propósito eterno por el cual Dios te había creado y como Pablo, estalla en alabanza por la maravillosa y eterna gracia que Dios demostró mediante Cristo. Hazlo y podrás ver el infinito valor por el cual Dios decidió crearte tanto a ti como a otros desde la eternidad. Como dijo el salmista: “Los pobres comerán y se saciarán; los que buscan al SEÑOR, lo alabarán” (Sal 22:26). Amén.

Copyright © 2022 por Jong Hyuk Park