STEGE devocional - Superando la soledad (Imagen).jpeg

SUPERANDO LA SOLEDAD

En Jesucristo, tendrás momentos en que vas a sentir soledad, pero realmente nunca estarás solo o sola.

14 El Señor brinda su amistad a quienes le honran, y les da a conocer su pacto.
15 Mis ojos están puestos siempre en el Señor, pues solo él puede sacarme de la trampa.
16 Vuelve a mí tu rostro y tenme compasión, pues me encuentro solo y afligido.
21 Sean mi protección la integridad y la rectitud, porque en ti he puesto mi esperanza.
Salmo 25:14-16, 21 (NVI)

Profile-DanielSeo4.jpeg

Daniel E. Seo, Th. M., MABC  |  25 de octubre 2022

Diferentes encuestas del 2021 demostraron que aproximadamente el 44% de los jóvenes entre 18 a 24 años sintieron soledad, el 31% de casados en este mundo sienten soledad, y 2 millones de personas entre 40 y 50 años experimentan la soledad. En general, 2 de cada 5 personas dicen sentirse solos. Y esto no necesariamente excluye a los de la iglesia. Es decir, la soledad es universal y desagradable pues hace que nos sintamos desconectados y sin intimidad.

La verdad es que la soledad es normal y será parte de la vida cristiana (Génesis 2:18). Grandes héroes como el rey David también sintieron soledad. Es fascinante imaginar cómo David tuvo toda la compañía que él deseaba mediante amistades, siervos, riquezas y el poder que solo poseía un rey. Aún así, sintió la soledad. El gran rey David, oró diciendo, “estoy solo y afligido (Salmo 25:16b)”. Pero en medio de esta oración, David miró más allá de lo que el mundo le podría ofrecer. Su deseo fue tener una amistad íntima con el Señor, confiando en que Él era el único que lo podía rescatar (v. 14-15).

Esto nos muestra una gran verdad. Las cosas finitas del mundo nunca nos pueden llenar. Ni el alcohol, las drogas, una pareja, o el sexo pueden deshacer tu soledad. Incluso, tener un matrimonio no te podrá llenar. Esto es porque no fuiste creado para buscar tu propósito en este mundo, sino fuiste creado para tener una amistad íntima con Jesucristo, y así, tener un propósito en Él.

En Eclesiastés 3:11, Salomón mencionó algo muy importante sobre nuestro corazón. Él afirmó que Dios ha puesto la eternidad en nuestro corazón, lo cual significa que a cada alma humana, Dios le ha dado conciencia de que hay “algo más” en comparación de lo que este mundo transitorio puede ofrecer. Él estaba diciendo que todos sabemos que ni el mundo ni la humanidad nos pueden llenar, pues el primero se marchitará y el segundo desaparecerá con la muerte. Esto apunta a la verdad de que solo un Dios eterno puede llenar la eternidad que existe en nuestro corazón.
 
Si eres alguien que está luchando con la soledad, recuerda que Jesucristo te brinda Su amistad al hacerte conocer Su nuevo pacto (Salmos 25:14; Jeremías 31:31-34). De hecho, Jesús es el único que profundamente entiende tu soledad y tu dolor porque enfrentó cada una de las pruebas que estás enfrentando (Hebreos 4:15). Además, en la cruz, Jesús sintió la soledad cósmica cuando fue abandonado por Su Padre (Mateo 27:46), para poder darte las palabras, “Nunca te dejaré, jamás te abandonaré (Hebreos 13:5)”. Acepta la amistad que Jesús te ofrece hoy, porque si eres alguien que tiene una amistad con Jesucristo, tendrás momentos en que vas a sentir soledad, pero realmente nunca estarás solo o sola.

Copyright © 2022 por Daniel E. Seo.