UNA SOLA COSA ES NECESARIA

Aprende a amar a Dios sentado en Su presencia.

38 Mientras iban ellos de camino, El entró en cierta aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. 39 Y ella tenía una hermana que se llamaba María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra.40 Pero Marta se preocupaba con todos los preparativos; y acercándose a El, le dijo: Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. 41 Respondiendo el Señor, le dijo: Marta, Marta, tú estás preocupada y molesta por tantas cosas; 42 pero una sola cosa es necesaria, y María ha escogido la parte buena, la cual no le será quitada.

- Lucas 10:38-42 (LBLA)

Daniel E. Seo  |  13 de mayo 2020

El otro día, encontré un artículo que empezó diciendo lo siguiente: “Millones de personas alrededor del mundo tienen que permanecer confinadas en sus casas para combatir el brote de coronavirus. Sin embargo, para muchas personas su propio hogar no es un lugar seguro. Según las autoridades sanitarias, el confinamiento es la forma más eficaz para reducir el número de contagios de covid-19, que hasta el 24 de marzo afectaba a más de 400.000 personas en más de 160 países”.[1]

 

Todos nosotros sabemos el impacto que esta epidemia ha traído a todo el mundo. Para muchos de nosotros, cuando las voces del mundo tienen tanto poder, nuestra tendencia es intentar estar a la altura de las demandas de nuestras vidas o calmar las olas urgentes llenas de eventos incumplidos, dirigiendo nuestra atención a lo que necesita ser realizado en ese momento específico. En consecuencia, nuestros corazones pueden ser dirigidos hacia una dirección que no agrada a Dios, y así, reaccionar inmediatamente sobre lo que escuchamos acerca de lo que está ocurriendo en el mundo e intentar asistir y arreglar estos asuntos prácticos de la vida. Al final, podemos impedir a nuestros corazones que aprendan la actividad práctica que solamente se puede aprender a los pies del Señor.

El caso de Marta y María

En el texto de hoy, vemos a Marta preguntar: “Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude…”. La petición de Marta para que su hermana María le ayude puede parecer muy razonable y comprensible, ya que la salvación había entrado en la casa de su familia y ella quería servir a Jesucristo. Pero lo que vemos aquí es que lo que parece razonable para hacer, resulta ser lo irrazonable. Observando nuestras vidas, ¿cuántas veces tomamos decisiones equivocadas en medio de nuestra ansiedad y preocupación? ¿Será que nuestro temor y actuar de una manera que la cultura nos indica es la acción apropiada que debemos tomar en estos tiempos que estamos enfrentando? ¿Será que lo que nos parece razonable es, en realidad, irrazonable?

Para Marta, lo que parecía práctico y correcto en preparar la comida a través de estas preocupaciones naturales le impedía estar sentada y aprender del Maestro que alimentaría su alma para producir fruto (Lucas 8:14); las cosas eternas que no se le quitarían. El servicio momentáneo de Marta para este asunto específico en su vida se interpuso en el camino de poder estar sentada a los pies del Señor. Escuchar a Jesús como lo hizo su hermana María era lo mejor que ella podía hacer, y sorprendentemente, era mucho mejor que servir y atender a las preocupaciones que ella tenía en su corazón (41 Respondiendo el Señor, le dijo: Marta, Marta, tú estás preocupada y molesta por tantas cosas).

La actividad práctica

Es interesante que en los versículos 25-37 del mismo capítulo (Lucas 10), Jesús demostró el camino de la salvación a través del primero y grande mandamiento de amar a Dios (v. 27); y el segundo, siendo semejante al primero (amar a su prójimo como si mismo), fue explicado por medio de la parábola del buen samaritano (Lucas 10:25-37). Esta explicación fue para que Jesús nos pudiera demostrar la actividad práctica que viene cuando uno se enamora genuinamente del Señor (v. 30-37). La invitación a comprender el efecto horizontal producido por medio de esta relación vertical con Dios continúa en los versículos 38-42, los cuales nos hablan de los asuntos prácticos de la vida (lo horizontal) que impiden nuestra relación vertical con Dios, desviando nuestra atención de las cosas de Dios.

 

Mientras nuestro corazón trata de cuidar todos los asuntos prácticos de la vida, ¿cuántas veces hemos descuidado la necesidad de aprender la actividad práctica que viene al sentarnos a los pies del Señor? El peligro de escuchar y centrarnos en las cosas horizontales de la vida es que nos situamos en el centro del horizonte; y si estamos situados en el centro del horizonte, no miraremos hacia arriba de donde viene la verdadera fuente de sabiduría. Además, si estamos en el centro del horizonte, haremos lo que nos parece correcto en nuestras decisiones, lo cual, finalmente, envenenará cada decisión que tomemos en nuestras vidas, incluso nuestra comprensión del amor de Dios y el tipo amor y servicio que debemos demostrar a nuestros prójimos. Necesitamos entender que nosotros podemos glorificar a Dios y hacer lo correcto cuando aprendemos a amar a Dios sentados en Su presencia. Es decir, aprendemos a producir las actividades prácticas correctas sentados a los pies del Señor en medio de todas las voces de preocupación que nos mueven a actuar de la misma manera que Marta.  

Siéntate a los pies de Jesús

Tal vez tú tienes un buen motivo para tus preocupaciones. O tal vez, el poder de la incomodidad te ha consumido a tal punto que hoy te sientes molesto o atrapado en los asuntos de tu vida. Si estas enfrentando esto hoy, ¿estás tratando de cumplir lo que te parece correcto o estás escogiendo la parte buena? Lo que tu escojas determinará el tipo de fruto que llevarás, o el tipo de efecto que tendrá la Palabra ya sembrada en tu corazón en medio de todo lo que estás pasando. En este pasaje, la declaración y el mandamiento del Señor es simplemente esto: “Estás preocupado(a) y molesto(a) por tantas cosas; pero una cosa es necesaria. Escoge la buena parte hijo(a) mío(a), la cual no te será quitada. Siéntate a mis pies y aprende de mí”.

Escoge ser como María en un mundo lleno de Martas.

__________

[1] BBC News Mundo, “Coronavirus: la preocupación por las víctimas de violencia de género que tienen que convivir en cuarentena con su agresor (y dónde buscar ayuda)”, consultado el 26 de marzo, bbc.com/mundo/noticias-52009140.

Copyright © 2020 por Daniel E. Seo. 

A menos que se indique lo contrario, todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión LA BIBLIA DE LAS AMERICAS® (LBLA), Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation usado con permiso. www.lbla.com.