Español  |  English  |  العربية  |  Português

LAS IDENTIFICACIONES DE DARÍO EL MEDO

Steven D. Anderson, Ph. D.  |  07 de octubre 2020

El libro bíblico de Daniel describe a un rey llamado Darío el medo, el hijo de Asuero, quien asumió el mando sobre el imperio neobabilónico después de la caída de Babilona ante una fuerza medo-persa (Daniel 5:31). Darío el medo es un personaje principal en Daniel 6, y se dice que la visión de Daniel 9 ocurrió durante su reinado. Sin embargo, surge un problema cuando se intenta identificar a Darío el medo en la literatura extrabíblica antigua. Basada en fuentes extrabíblicas, la perspectiva convencional de historiadores modernos es que Ciro el persa conquistó Media alrededor del 553 a. C. y depuso al último rey medo. Según esta versión de la historia, Ciro, como rey de Persia, reinó él solo sobre todo el imperio (medo-)persa cuando Babilonia cayó en el 539 a. C.

Los eruditos han respondido a la cuestión de la identidad de Darío el medo en fuentes extrabíblicas de las siete maneras que se describen a continuación.

 

Darío el medo como ficción​​

Resumen: Este punto de vista niega la existencia histórica de Darío el medo y la historicidad del libro de Daniel. 

 

Proponentes: Este ha sido el punto de vista estándar entre los eruditos críticos desde finales del siglo XIX, aunque hay pocos eruditos críticos que siguen una de las identificaciones históricas de Darío el medo. Ejemplos de proponentes de Darío el medo como ficción incluyen a Driver, Rowley y Grabbe.

 

Razones: Este punto de vista tiene dos tipos de motivos, motivos históricos y motivos teológicos. El motivo histórico es que hay fuentes extrabíblicas que cuentan una versión de la historia de Ciro que no reconoce la existencia de Darío el medo. La fuente extrabíblica principal que los críticos siguen en el asunto de Darío el medo es el historiador griego Heródoto. Varios textos cuneiformes se citan como confirmación de Heródoto. La mayoría de los críticos simplemente afirman que estas fuentes prueban la inexistencia de Darío el medo sin abordar las identificaciones de Darío el medo que han sido propuestas por otros eruditos. Básicamente, los críticos descartan al libro de Daniel como una fuente histórica. Esto es debido a motivos teológicos: los críticos quieren probar que el libro de Daniel no es la Palabra de Dios, sino un libro básicamente ficticio. Por tanto, cada vez que fuentes extrabíblicas parecen contradecir afirmaciones del libro de Daniel, los críticos ponen su confianza en estas fuentes extrabíblicas y niegan lo que el libro de Daniel dice.

 

Objeción #1: Este punto de vista tiene motivos teológicos, y por eso no trata el libro de Daniel de una manera imparcial, sino que intenta refutarlo. Los motivos y las presuposiciones de los críticos determinan sus conclusiones.

 

Objeción #2: Este punto de vista no analiza a Heródoto y otras fuentes antiguas de una manera suficientemente crítica, reconociendo los prejuicios y las contradicciones que existen en estas fuentes.

 

Objeción #3: Este punto de vista no debería negar solo la historicidad del libro de Daniel, sino también algunas fuentes extrabíblicas importantes que parecen coincidir con el libro de Daniel.
 

Objeción #4: Este punto de vista no reconoce la posibilidad de una corregencia entre Ciro y Darío el medo, que pueda dejar espacio para el reinado de Darío el medo durante el reinado de Ciro.


Objeción #5: Este punto de vista no puede ser aceptado por alguien que crea en la Biblia, dado que contradice explícitamente las afirmaciones del libro de Daniel.

 

Darío el medo como Gubaru
Resumen: Este punto de vista identifica a Darío el medo con “Gubaru” y/o “Ugbaru”, un gobernador de Gutium quien se alió con Ciro y fue nombrado gobernador de Babilonia por Ciro.
 

Proponentes: La mayoría de los eruditos evangélicos de los primeros tres cuartos del siglo XX siguieron esta teoría. La declaración clásica de este punto de vista fue dada por Whitcomb. Shea modificó este punto de vista en respuesta a problemas encontrados en su formulación clásica.
 

Razones: Esta teoría fue creada después del descubrimiento de textos cuneiformes que se consideraron como una validación de la versión de Heródoto de la historia de Ciro. En su búsqueda por una figura en esta versión de la historia que pudiera corresponder a Darío el medo, muchos eruditos evangélicos lo identificaron con Gubaru (también llamado Ugbaru y Gobrias). Este hombre es mencionado por Jenofonte, la Crónica de Nabónido y textos comerciales de Babilonia. Fue nombrado gobernador de Babilonia por Ciro y debido a su alta posición Gubaru fue identificado con Darío el medo. Esta teoría está basada en parte en la identificación de “el reino de los caldeos” (Daniel 9:1) con la tierra de los caldeos, aunque en realidad el reino de los caldeos se extendió más allá de Babilonia.

 

La teoría de Whitcomb y su problema: Whitcomb argumentó que Gubaru fue una persona diferente que Ugbaru porque la Crónica de Nabónido dice que Ugbaru murió tres semanas después de la caída de Babilonia. En cuanto a Gubaru, textos comerciales de Babilonia fechados desde el año cuatro de Ciro hasta el año cinco de Cambises mencionan a Gubaru como el gobernador de Babilonia. Whitcomb identificó a Darío el medo con este gobernador llamado “Gubaru”. El problema es que Whitcomb asumió que Gubaru también había sido gobernador durante los primeros años del reinado de Ciro. Sin embargo, los textos comerciales mencionan otra persona como gobernador de Babilonia durante esos años, y esa persona era el mismo gobernador babilónico que había sido el gobernador antes de la caída de Babilonia. Por lo tanto, el “Gubaru” de Whitcomb no puede ser el hombre quien “recibió el reino” inmediatamente después de la caída de Babilonia (Daniel 5:31).


La teoría de Shea y su problema: Shea argumenta que la persona llamada “Ugbaru” en la Crónica de Nabónido es la misma persona que la Crónica llama “Gubaru”, y Shea identifica a Darío el medo con esta persona. Sin embargo, los datos de la Crónica llevan a la conclusión de que Gubaru no pudo haber tenido una posición de poder por más de una semana después de la caída de Babilonia. Esto es debido a que Ciro entró a Babilonia dos semanas después de la caída de la ciudad, y Shea supuso que Ciro nombró a Gubaru como gobernador en ese momento, sin embargo, Gubaru murió ocho días después. Shea trata de argumentar que todos los eventos de Daniel 6 y 9 pudieron haber ocurrido en solo una semana, pero este es un argumento muy difícil de sostener.


Objeción general #1: No hay evidencia de que Gubaru fue llamado “Darío”.


Objeción general #2: No hay evidencia de que el padre de Gubaru fue llamado “Asuero” (un nombre real).


Objeción general #3: El hombre llamado “Gobrias” por Jenofonte claramente corresponde al hombre llamado “Gubaru” y “Ugbaru” en la Crónica de Nabónido, y Jenofonte dice que ese hombre fue un “asirio”, es decir, un nativo de Babilonia. No es posible afirmar que Gubaru fue un medo sin contradecir a Jenofonte.


Objeción general #4: No hay una fuente extrabíblica que describa a Gubaru como un “rey”. Aunque en Daniel 6:1-7 se usan dos palabras para “gobernador” (פחה y אחשדרפן) varias veces, estas palabras nunca son aplicadas a Darío el medo. Por el contrario, el libro de Daniel aplica el término “rey” a Darío el medo treinta veces, y en Daniel 6:25-27 Darío promulga un edicto a todo el mundo. Es difícil imaginar cómo Darío el medo pudo haber sido un simple gobernador local.


Objeción general #5: En Daniel 6:7-9, Darío el medo promulga un edicto en el que ordena que nadie podría hacer petición a Dios o hombre alguno excepto a él mismo. Un edicto así solo podría ser promulgado por el regente más alto en el reino, y no por un gobernador. Esto es confirmado por Daniel 6:8, 12, 15, que dicen que no había nadie en el reino que pudiera anular un edicto promulgado por Darío el medo. Por eso, el libro de Daniel en sí contradice todas las teorías que identifican a Darío el medo con un gobernador local.

 


Darío el medo como Ciro
Resumen: Este punto de vista identifica a Darío el medo con Ciro, el rey persa.
 

Proponentes: Esta teoría fue popular entre los eruditos evangélicos que escribieron a finales del siglo XX, empezando con Wiseman en 1965.
 

Razones: Este punto de vista puede aceptar la versión convencional de la historia de Ciro y también afirmar la historicidad de Darío el medo. Tiene la ventaja de identificar a Darío con alguien quien indiscutiblemente tuvo el título de “rey” después de la caída de Babilonia. Según esta teoría, Daniel 6:28 debería ser traducido “Y este Daniel prosperó durante el reinado de Darío, es decir, durante el reinado de Ciro el persa” (cf. 1 Crónicas 5:26). La madre de Ciro fue la hija del rey medo Astiages, y por eso Ciro podría ser llamado medo o persa.
 

Objeción #1: El libro de Daniel siempre hace una distinción entre “Ciro el persa” y “Darío el medo”. No hay una buena explicación para el uso de estos dos nombres y descripciones en el libro de Daniel si ambos se refieren a la misma persona.
 

Objeción #2: En sus inscripciones, Ciro siempre se identifica como un persa, no como un medo.
 

Objeción #3: No hay evidencia extrabíblica de que Ciro fue llamado “Darío” o que su padre (Cambises I) fue llamado “Asuero”.
 

Objeción #4: Heródoto, Jenofonte y un cilindro de Nabónido hacen declaraciones que indican que Ciro tenía menos de sesenta y dos años de edad cuando conquistó Babilonia, lo cual no encaja con la descripción de Darío el medo en Daniel 5:31.
 

Objeción #5: Este punto de vista acepta la historia convencional de Ciro sin cuestionar, es decir, solo sigue la historia de Heródoto y las fuentes que parecen estar de acuerdo con Heródoto. No considera la posibilidad de que las otras fuentes extrabíblicas que cuentan otra historia pueden ser correctas.
 

Darío el medo como histórico, pero de identidad incierta 
Resumen: Este punto de vista afirma que Darío el medo fue una persona que realmente existió en la historia, pero no es posible saber quién era en fuentes extrabíblicas.
 

Proponentes: Esta fue la opinión de E. B. Pusey a finales del siglo XIX. A finales del siglo XX, la mayoría de los comentaristas evangélicos adoptaron este punto de vista.
 

Razones: Este punto de vista reconoce problemas con la identificación de Darío el medo con Gubaru/Ugbaru, así como con su identificación con Ciro, pero, no obstante, sostiene la inspiración y autoridad del libro de Daniel. Los comentaristas que no sabían cuál teoría podría ser la correcta, pero que, pese a ello estaban convencidos de la confiabilidad del libro de Daniel, adoptaron este punto de vista.
 

Objeción: Este punto de vista puede ser legítimo en algunos casos, pero en otros casos puede indicar una actitud de indiferencia con respecto a cuestiones históricas en las Escrituras.


 

Darío el medo como Cambises II
Resumen: Este punto de vista identifica a Darío el medo con Cambises II, el hijo y sucesor de Ciro.
 

Proponente: Solo hay un erudito que ha propuesto esta teoría, Charles Boutflower.
 

Razones: Hay textos cuneiformes que presentan a Cambises II como el corregente de Ciro en el primer año después de la caída de Babilonia. Ya que a Cambises le fue dado el título de “rey”, pudo cumplir el rol del rey Darío quien recibió el imperio neobabilónico después de la caída de Babilonia (Daniel 5:31).
 

Objeción #1: Los nombres no coinciden. Es decir, no hay evidencia de que Cambises fue llamado “Darío” o que su padre Ciro fue llamado “Asuero”.
 

Objeción #2: Aunque la madre de Ciro fue una meda, Cambises y su padre siempre son llamados persas en las fuentes extrabíblicas, no medos.
 

Objeción #3: Cambises no habría podido promulgar los decretos de Daniel 6:7-9 y 6:25-27 mientras que su padre era el rey supremo.
 

Objeción #4: Cambises tenía menos de sesenta y dos años cuando Babilonia cayó, lo cual no coincide con la descripción de Darío el medo en Daniel 5:31. Boutflower sugiere que el texto arameo original fue alterado en este versículo, pero no hay evidencia manuscrita para apoyar esta sugerencia.
 

Darío el medo como Astiages
Resumen: Este punto de vista identifica a Darío el medo con Astiages, el abuelo materno de Ciro.


Proponentes: Solo unos pocos eruditos han propuesto esta teoría, incluyendo John Lightfoot, Westcott y Alfrink. También es reflejada en el primer versículo del libro apócrifo Bel y el dragón.


Razones: Heródoto afirma que Astiages fue el último rey medo y no tuvo hijo. Si se acepta esta afirmación, es natural tratar de identificar a Darío el medo con Astiages. Heródoto dice que Ciro depuso a Astiages, pero no lo mató. Se puede suponer que Astiages fue elevado a la realeza por Ciro otra vez cuando Ciro hizo a su hijo Cambises su corregente. En este caso, Astiages habría sido hecho el tercer corregente para ser el tutor de Cambises, y se le pudo haber dado el nombre de trono “Darío”.
 

Objeción #1: Este punto de vista contradice a Jenofonte, quien afirma que Astiages murió antes de que Ciro empezara sus campañas de conquista. Además, Jenofonte afirma que Astiages fue sucedido por un hijo llamado Ciajares, quien reinó como corregente con Ciro. Las fuentes que apoyan a Jenofonte también son evidencia contra la identificación de Darío el medo con Astiages.
 

Objeción #2: Las suposiciones de este punto de vista son muy especulativas, dado que ninguna de las fuentes antiguas dice algo sobre la restauración de Astiages a su trono.
 

Darío el medo como Ciajares II
Resumen: Este punto de vista identifica a Darío el medo con Ciajares (Ciaxares, Cyaxares) II, el hijo y sucesor de Astiages según el historiador griego Jenofonte.


Proponentes: Este fue el punto de vista de la mayoría de los eruditos judíos y cristianos desde Josefo y Jerónimo hasta Keil en los 1870s, pero fue abandonado después del descubrimiento de inscripciones cuneiformes que parecían respaldar el recuento de Heródoto del ascenso de Ciro, lo cual no permite la existencia del Ciajares II descrito por Jenofonte. Sin embargo, la descripción de Ciajares II en la Ciropedia de Jenofonte encaja bien con la descripción de Darío el medo en el libro de Daniel. Dado que las identificaciones de Darío el medo basadas en la historia de Heródoto tienen muchos problemas, esta teoría ha vuelto a llamar la atención de eruditos de la Biblia. Yo (Steven Anderson) escribí mi disertación doctoral (2014; pdf, pdf, libro impreso) sobre Darío el medo, proponiendo la identificación de Darío el medo con Ciajares II. Algunos eruditos evangélicos han seguido mis argumentos, como Kirk MacGregor y Paul Tanner.


Razones: Jenofonte describe a Ciajares II como el último rey medo y el tío de Ciro. Según Jenofonte, Ciajares II fue el rey de Media y Ciro fue el rey de Persia, y los dos fueron aliados en un solo gobierno confederado. Este arreglo de poder compartido puede armonizar textos bíblicos (p. ej., Isaías 45:1-3) y extrabíblicos que describen a Ciro como el conquistador de reinos con la afirmación del libro de Daniel de que había un rey más alto que Ciro cuando Babilonia cayó. Según Jenofonte, Ciajares II vivió por dos años después de la caída de Babilonia, que es suficiente tiempo para los eventos de Daniel 6. Debido a que Ciajares no tenía un heredero masculino y Ciro se había casado con su hija, Ciro heredó su posición luego de su muerte y unió a los reinos de Media y Persia en un solo trono. Aunque Jenofonte solo usa el nombre “Ciajares”, hay evidencia de otras fuentes de que Ciajares tomó el nombre de trono “Darío”. También, hay evidencia de que el padre de Ciajares, llamado “Astiages” por los historiadores griegos, tomó el nombre de trono “Asuero” (= Jerjes). Jenofonte no da una edad precisa para Ciajares, pero su afirmación de que Ciajares era más viejo que Ciro encaja con la afirmación de Daniel 5:31 de que Darío el medo tenía sesenta y dos años cuando Babilonia cayó. En resumen, el Ciajares de Jenofonte se acerca mucho a la descripción de Darío el medo en el libro de Daniel. En mi disertación, llevé a cabo un estudio detallado de otras fuentes extrabíblicas que tratan los temas de Ciro y Darío el medo, y encontré fuerte evidencia en apoyo de la existencia de Ciajares II/Darío el medo.


Objeción #1: Los textos comerciales babilónicos están fechados en el reinado de Ciro desde la caída de Babilonia, sin un reinado intermedio de Darío el medo.

Respuesta: Tampoco los textos comerciales babilónicos mencionan a Belsasar, a quien Daniel identifica correctamente como “rey”. Esto es porque los textos comerciales a veces no mencionan todos los corregentes en una corregencia. En el caso de la corregencia entre Ciro y Darío el medo, era natural fechar textos comerciales babilónicos en el reinado del rey que entró en Babilonia como el conquistador (Ciro). Aun así, es posible que existan textos comerciales fechados en el reinado de Darío el medo, ya que esos textos habrían sido identificados por eruditos modernos con el reinado de uno de los tres otros Daríos que reinaron más tarde.


Objeción #2: La Ciropedia de Jenofonte no es una fuente confiable para la historia de Ciro.

Respuesta: Esta evaluación de la Ciropedia está basada en la presuposición de que Ciajares II es ficticio. Si se acepta la historicidad de Ciajares II, entonces la Ciropedia parece mucho más confiable. Además, ha sido demostrado que Jenofonte es más preciso que Heródoto con respecto a sus relatos de la crianza real de Ciro, la existencia de Belsasar, la existencia de Gobrias y el matrimonio de Ciro con la hija de Ciajares.

Para leer más detalles sobre la identificación de Darío el medo con Ciajares II y las fuentes antiguas que corroboran esta identificación, ver mi artículo: Darío el medo: una solución a su identidad.

Copyright © 2020 por Steven D. Anderson.

 

El Dr. Steven D. Anderson es profesor de exposición de la Biblia en el Seminario Teológico Evangélico Gozo Eterno (STEGE). Recibió su Doctorado (Ph. D.) con especialización en Estudios Bíblicos y una concentración en Exposición de la Biblia de Dallas Theological Seminary (Dallas TX, EE. UU.).

Seminario Teológico Evangélico
GOZO ETERNO

E-mail: info@stegozoeterno.org

Tel: [+57]311-478-1949

Whatsapp: [+57]311-478-1949

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

Copyright © 2019

Seminario Teológico Evangélico Gozo Eterno